Balbuceo

0
29

VíctorElías Aquino

Estas, mis primeras palabras son para  vestirme  de soldado y salir en defensa de los poetas,  aquellos que se convierten en guardianes de la  madrugada, son  como los astrónomos que transforman  lo  que no se ve en lo que se ve.

Aquellos parecen que viven en otra dimensión, duermen despiertos, con los dos ojos cerrados, son los que creen que  con ayuda de lo Alto  sacan las fuerzas para crear,  tienen la certeza, un cien por ciento,  que  andar por  escondrijos  desconocidos es  soñar que hay  futuro.

Doy un paso al frente, y hago el saludo, a los que se duermen tarde para extasiarse  en  los relieves de la Luna, voy tras las pisadas del que dijo: “un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad, tras pisar por primera vez la Luna en 1969, distante a  385 mil   kilómetros de la Tierra.

La miro y sonrío, y entonces aparece el rostro de Hiparco de Nicea, aquelastrónomo, geógrafo y matemático griego, que tras cientos de noches en pura vela, brindó al  mundo el primer catálogo de estrellas conocidas, la  división del día que hoy  disfrutamos de 24 horas (hasta la invención del reloj mecánico en el siglo XIV, las divisiones del día variaban al ritmo de las estaciones).

A don Hiparco, debemos el establecimiento de la mayor precisión en la medida de la Tierra a la Luna y de la oblicuidad de la eclíptica, entre otros logros de  la ciencia.

Brindo con café, por los que se queman las pestañas sin mirar el astro Sol y se refugian en la  luces de la Luna que bañan de cuentos y cantos esta tierra de sueños, ensueños, justicias e injusticias.

Saludo, a los que echaron   a latigazos la pereza, y se despiertan por el pajarito que clama en la ventana; a los que disfrutan de vivir en su casa sin molestar a la salamanquesa o salamanqueja de color cenizo, que no te cobra por eliminar ciertos insectos de la casa, aunque  emite un sonido característico, que, una vez  te acostumbras al mismo puedescoexistir en dos mundos.

Sonrío a los que tratan estos animales  como  si fueran el rey que entra por sus puertas.

Una línea, a veces delgada, a veces algo gruesa separa  a los periodistas de los poetas; respeto a los periodistas, los empíricos y los que un díadesfilaron con toga y birrete; a los que se ganan el respeto  con sus opiniones   sobre sus convicciones basadas en los hechos, en la realidad y en sus investigaciones.

Pero voy más lejos, doy la milla extra,  por los que  tienen como norte solo escribir lo que vieron, lo que escucharon y lo que palparon; esos son los periodistas; esos no están lejos de la sensibilidad de los poetas.

Respeto a los inconformes, a los que dieron el salto y no se ensuciaron, a los que sensibilizaron sus almas y saltaron por la puerta grande de la narrativa, de relatos al cuento y luego a la poesía, para ponerla al servicio de la gente.

Saludo a los que respiran paz en su alma, una conciencia limpia, a los que un día se levantaron  y le habían nacido en su cuerpo pantalones largos y asumieron la responsabilidad de cantar y proclamar por un mundo mejor que el que recibimos…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here