El PLD ante la historia

0
30

Por Rafael Santos

El PLD debe recomponerse. Debe pensar hacia adentro antes que sea demasiado tarde. El reloj es implacable y cada hora que pasa es un desafío más para quienes deseen salvar ese partido.

Los fuertes y lacerantes enfrentamientos  que se han suscitado al interior de la entidad oficialista, ha conllevado a este partido a una división salpicada de un mayusculo rencor verdaderamente preocupante.

La problemática interna del partido fundado por ex presidente Juan Bosch el 12 de diciembre de 1973, ha estado dejando hondas huellas en un país en donde la institucionalidad político-partidaria flaquea de forma asombrosa.

Los actores de este mediático espectáculo son los grandes responsables de lo que en el país pueda suceder, pues no debemos obviar la importancia política que dentro del actual esquema juega el PLD, en donde cada acción  de su liderazgo reviste una importancia capital para el futuro no a tan largo plazo del país, y en donde se prevé que son muchas las cosas que se podrían poner en peligro de no bajarse el tono del debate que circunda entre la citada entidad con sus respectivos comensales y sus otroras ex compañeros, hoy cobijados bajo la sombrilla verdinegra del antiguo Partido de los Trabajadores Dominicano (PTD) ahora llamado Fuerza del Pueblo.

Quienes finalmente se queden en ese partido deben de asumir una postura elegante frente a una población que desea un leve respiro para poder desintoxicarse de toda esa retahíla de de odio que se ha venido esparciendo en las últimas semanas, lo que ha estado dejando en la psiquis del dominicano una imagen que sólo era capaz de dejarla el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), cuando en la década de los 80s escribió una de las historias más triste en la historia política nacional y que de no parar el declaracionismo ofensivo, aquellos episodios protagonizados por Felipa Gómez y La China frente a la Casa Nacional del Buey que más jala,  les podrían quedar chiquito al otrora pacífico partido morado.

Podría vaticinar sin temor a equivocarme, que si este partido no se recompone y su dirigencia máxima actual no actua con la sobrada inteligencia política emocional necesaria para caso como esto, este partido y sin la magia del poder como telón de fondo, es probable que se fracture por por lo menos en 4 pedazos en donde algunos de los llamados cacique que hasta ahora les rinden homenaje a Danilo, se vayan de la tribu y forme sus propios cacicazgo lo que también acabaría por suspender la fábrica de presidentes vaticinada hace varios años por quien hasta hace unos días fuera uno de sus máximos geralcas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here