INTERIORISMO Y LAS DEUDAS

0
383

Por Miguel SOLANO

Hace mucho tiempo que Fidel Castro tuvo una genial intuición: “¡La deuda es impagable e incobrable!”. El mundo, con singular calma, ha visto cumplirse su profecía. Cuando Fidel lo dijo aquella vez, le creí, pero le aclaré que estaba equivocado en su creencia de que la deuda acabaría con el capitalismo, al contrario, le aseguré, lo expandirá. Y se expandió.

La razón es tan simple que es difícil que usted la crea. Y hay que ser economista, de lo bueno, para entenderla: Las crisis del capitalismo la genera el sector financiero, pero si el sector esta desregularizado y puede prestarle a quien le la gana, como le la gana y cuando le la gana, la deuda aumenta,pero la crisis se amortigua. Eso fue lo que hicieron los neoliberales: “Desregularizaron”. Cuando la desregularización llega al estado insoportable se hace lo que hizo George Bush en el 2008. Se quiebran todos los bancos y luego se les inyectancapitales y se salvan los clásicos que salvaguardan los capitales de la oligarquía financiera mundial.

Ahora, ¿Por qué el sector financiero es el que genera las crisis en el capitalismo? Simple y sencillo: Porque el sector financiero opera inverso a la economía real, es decir, a la economía que produce, a la industria, a la agricultura, a la tecnológica… si la economía real esta buena, los bancos están en malas. La gente, las empresas, las familias no van a buscar prestamos sino a llevar ahorros. Ahí empieza la desgracia de la banca, sus arcas empiezan a llenarse y sin ningún sector que quiera vaciarlas. Entonces, el dinero hay que prestárselo a los aventureros, que nunca pagaran, pero para lograr vaciar las arcas de los bancos fue que se diseñó la desregularización; entonces que no paguen no es una preocupación sino una bendición.

Pero las deudas, como todo lo que existe en el universo están sometidas a las leyes de la cuántica. Vive en total estado de incertidumbre, se superponen y se entrelazan. Como al capitalismo no le es criticable su capacidad productiva, los llamados expertos y los gobiernos usan las deudas para crear incertidumbres en los mercados. En el mercado liberal la incertidumbre es el mayor incentivo a la especulación y los fondos especulativos gobiernan el mercado mundial.

Funcionando dentro del mundo cuántico las deudas son un fantasma de computadoras. El gobierno le debe a la banca, la banca quiebra y el gobierno la salva. Las familias le deben a las empresas, las empresas le deben a las bancas, las bancas les deben a las familias ¿Lo ven? Nadie sabe quién le debe a quién. Todo es incertidumbre, superposición y entrelazamiento.

Pero, a usted como ser humano, ¿Cómo le afecta todo este devenir? Si usted aprende a mirarlo con la técnica interiorista de don Bruno Rosario Candelier, puede que le vaya muy bien. Para construir el movimiento interiorista, don Bruno intuyó que la literatura universal necesitaba nuevos creadores capaces de revelar al mundo la realidad real, la realidad imaginaria y la realidad trascendente.

La realidad real es esa vida que a diario vivimos, es ese enfrentarnos con la lluvia, el sol, el aire y la tierra. La realidadimaginaria es como vemos en nuestra vida y la de los demás, el proceso de incertidumbre, superposición y entrelazamiento de esos cuatros elementos. Y la realidad trascedente es la conexión del todo con la cantera del universo.

Mire las deudas con las tres intuiciones de BRC. Véaladentro del mundo de la realidad real, la realidad imaginaria y la realidad trascendente. Cuando el prestamos se transforma en un estado productivo vive su realidad real, cuando se torna impagable vive su realidad imaginaria y cuando entra al mundo del fantasma vive su realidad trascendente.

Si hay algún objetivo que los seres humanos perseguimos en este viaje, ese objetivo es la búsqueda de la felicidad y esa es una búsqueda interior, un recorrer hacia dentro. No nos hace feliz el ser feliz sino el entender que somos felices. El estado normal de todo lo que existe, incluso el estado normal de la búsqueda de la felicidad, es un hogar de incertidumbre que palpita entrelazada con todo el universo. Y si nos volvemos interioristas y la vemos movilizarse en su realidad real, en su realidad imaginaria y en su realidad trascendente disfrutaremos el olfatearla, como a esa bella mujer, en su inamarrable mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here