La mala práctica

0
35

 

EDITORIAL

 

En nuestra República Dominicana estamos acostumbrados a ejercer la mala práctica donde quiera que nos encontremos, la falta de consciencia de nuestros ciudadanos en gran mayoría deja al libre albedrío al que debe manifestar una acción, sin importar el daño o la dificultad ocasionada hacia los demás.

Ante la situación que se vive en el territorio dominicano, y es que no tenemos comparación, pues cada uno se siente dueño de sí mismo, aunque este se encuentre en una institución de servicio al público, quien es tratado de manera vejatoria, y hasta vacilado por quienes deben rendir un servicio de manera satisfactorio, pero no lo hacen.

Recientemente, efectuamos una visita en una farmacia de la calle Real de Villa Duarte esquina calle Proyecto en el área de Calero, justamente al lado de la Clínica Integral (de nombre Fabrizo) donde acudimos con la finalidad de obtener un medicamento, el mismo tendría la cobertura del seguro SENASA, del cual pagamos cerca de 4 mil pesos mensuales por dicho seguro, sin embargo lo que debió ser una cita agradable con un empleado de dicha farmacia, se convirtió en una pesadilla, ya que el empleado se negó a entregar los medicamentos alegando en primer lugar de no llevar el número de identidad del médico emisor de la receta, aunque estaba debidamente firmada por el médico y sellada por la institución médica.

Luego alegó que dicha recepta no decía la cantidad de pastillas a tomar, y nos comino a volver a médico a fin de cambiar la receta, y así lo hicimos, no obstante al retornar con la nueva receta, el mismo empleado se negó a entregar los medicamentos, esta vez alegando que dicha receta había sido doblada.

Queremos saber si este es un sistema solo para el entretenimiento de las personas, a fin de que aquellos que se enfermen tengan con más facilidad abierto el camino hacia la muerte, porque no es posible que en este país se relaje tanto y se juegue con la salud y la necesidad del ciudadano, que tiene que perder tiempo y dinero sin encontrar soluciones a ningunos de los problemas de salud, porque aunque se paga un seguro, el paciente no tiene derecho a ningún reclamo, porque así lo han decidido un grupo que no le importa el dolor ajeno.

Hacemos un llamado a la Dra. Mercedes Rodríguez de Montilla, directora general de SENASA para que abra una investigación acerca, para que no se repitan casos semejantes, porque por dilatación y relegación, o postergación del tiempo y tratamiento médico a cualquier paciente por falta de los medicamentos requeridos en los precisos momentos se pueden perder vidas, cosas estas muy lamentables, y tratar de mojarar el servicio, porque de verdad el sistema existente que impera en este país , así no funciona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here