Monte Plata y la UASD

0
266

Por Miguel SOLANO

  Monte Plata quiere estudiar, quiere leer, quiere ser parte del divino conocimiento que abraza al mundo. Sus dirigentes, encabezados por el doctor Ydal de los Santos, presidente de la Cámara de Comercio y el Ing. FélixAquino, activista comunitario, le entregaron al director regional de educación, Lic. José Manuel Soriano, una carta en la que le demandan al ministro de educación, Lic. Antonio Peña Mirabal, la entrega de los textos que en estos momentos se pudren en el almacén del Ministerio.Libros pudriéndose como si fuesen carne del infierno.

  La carta es un solemne llamado al ministro para que “en vez de explicar las razones por la cual no se lee en las escuelas, entregue los libros que tiene almacenados”. Todo asumimos que el ministro Peña Mirabal entiende que los libros almacenados en educación no podrán ser leídos por los estudiantes, todos asumimos que el ministro entiende que para poder leerlos los estudiantes deben tenerlos en sus manos, todos asumimos que el ministro entiende que no es solo el dinero del pueblo, sino también su conciencia la que se pudre ahí, en almacén. ¡La conciencia se nos pudre en almacén!

  Sumado a ese esfuerzo, la Cámara de Diputados aprobó el pasado miércoles una resolución solicitando una extensión de la Universidad Autónoma de Santo Domingo en Monte Plata. La iniciativa fue sometida por el diputado Pedro Antonio Tineo y aprobada a unanimidad. ¡Estánsonando en Monte Plata los tambores de alegría! Y la esperanza se enreda con el verde sembrado de caña.

Pero la UASD no puede llegar a Monte Plata como llego a Hato Mayor, donde la situaron en medio del insuperable bullicio. No, un campus universitario tiene que estar aislado, fuera del bullicio. Monte Plata puede construir un campus universitario con 28 hectáreas de tierras, sembradas de bellas caobas, adorables frutos y laboratorios científicos. Monte Plata tiene todas las condiciones para ser el “Valley valle del Caribe”. Y si a ese campus se le otorga el derecho a manejar y comercializar el “ecoturismo”, se auto financiará. No necesitara pedir. Si hay algo que odiamos los monteplateños es pedir. Y no queremos hacerlo, por Dios que no queremos hacerlo y no lo haremos. Nuestra sangre, limpia y pura, esta alejada de la maldita plaga de pordioseros.

Ahora Monte Plata tiene que ir a la Embajada China, a la América, a la Rusa…y llevar una propuesta que represente un verdadero campus universitario, donde la belleza, el silencio solemne y la sabiduría sean hermanascomo si fuesen ángeles caídos del cielo. Ahora Monte Plata tiene que ir y decirles a los embajadores: ¡Aquí está una propuesta de inversión!

Monte Plata tiene que adquirir esa conciencia de la lengua que con tanto ahínco promueve el director de la Academia Dominicana de la Lengua, don Bruno Rosario Candelier. Y solo puede hacerlo leyendo. Ahora Monte Plata, Ydal, Félix, Pedro, Mariotti, la Asociación de Estudiantes Universitarios de Monte Plata… tienen que buscar un camión y llegar al ministerio de educación con una única demanda: ¡Vinimos por nuestros libros, por los libros de nuestros hijos! Y, jurar que por “Las grimas de mi papá” que no nos iremos sin ellos.  ¡Por Las lágrimas de mi pa que no nos iremos sin ellos…!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here