Solidaridad, hermandad y unidad entre la clase periodística

0
74

 

NOTA EDITORIAL

Los periodistas dominicanos celebran su día sin pena y sin gloria, es de ahí de donde se debe partir para buscar soluciones a los principales problemas que sufre nuestra clase, en tiempo que según dicen “los que mandan” estamos avanzando.

A pesar de todo lo que se dice, el progreso no ha llegado hasta los periodistas, con la excepción de algunos que han vendido sus plumas en beneficio propio, pero aquellos periodistas de la calle, del chancleteo, esos mismos que se rompen el hocico para poder llevar el pan de la información a la sociedad en general, no han visto el progreso, porque nunca han sido ni serán tomado en cuenta por no pertenecer a cierta casta social.

Los periodistas dominicanos han sido el estandarte, pilar soporte de la democracia en el país, sin embargo ésta sufrida clase no ha sido merecedora de los reconocimientos como entes sociales, actualmente carente de una institución capaz de defender sus derechos, quienes se encuentran pasando por las peores penurias, no tienen un seguro que ayude a resolver los problemas de salud en caso de enfermedad, porque la institución que debe velar por esta maltratada clase no ha sido capaz de luchar para que se les reconozcan sus derechos como tales.

Son muchos los periodistas que han fallecidos en espera de una pensión digna para mitigar los últimos años de vida, enfermos y sin esperanza porque nadie se conduele de ellos, los que tienen aspiraciones a dirigir al CDP prometen resolver a través de la lucha reivindicativa, pero cada 2 años escuchamos la misma perorata y la decepción cada vez se intensifica, mientras nuestra clase languidece en la espera no se sabe de qué?

Hace tiempo que los periodistas conscientes debieron empantalonarse y buscar alternativas para la clase, el gobierno no está cumpliendo con el capítulo de las pensiones y el sector privado no siente interés por ella, en tanto que la directiva actual mira con un ojo tuerto la situación, mientras se caen muertos unos y otros y más periodistas en espera de que se cumplan las promesas, pero en vano dicha espera.

Hacemos un llamado a aquellos periodistas de larga data, defensores de los derechos de su clase y de la democracia, queremos ver a un Juan Bolívar Díaz y otros de no menor tallas encabezar una mesa de diálogo a favor de los periodistas necesitados, pero existen otros que se venden por unas cuantas monedas y así satisfacen el ego, aunque a estos últimos no lo criticamos, porque en el fondo son los únicos que han resueltos sus problemas, pero estos mismos se han olvidados de los periodistas de abajo.

La clase periodística hoy más que nunca necesita la solidaridad, la unidad de todos si es que queremos mejorar las condiciones de vida de la mayoría y defender la causa sin mirar las condiciones ni el terreno, ya que a estos no se les reconocen sus labores, porque las premiaciones en nuestro país solo se hacen a los periodistas de bibliotecas o de aposentos, porque a los periodistas del chancleteo, aquellos que no necesitan reconocimientos, sino que les resuelvan sus problemas para que al menos tengan una muerte digna cuando les llegue su final.

Feliz día del periodista deseamos a los verdaderos colegas, rechazamos a todos aquellos periodistas de oídos que han suplantados a los verdaderos profesionales de la pluma, a aquellos que viven muy bien a nombre de nuestra sacrificada clase.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here