Somos polvo,somos espíritu

0
164


Por: Víctor Elías Aquino

Recordar, es vivir es vivir dos veces, o tantas como permita la memoria y hasta la cima de la historia.

Tal es el caso de los seres queridos que han cruzado el río de la muerte; ese hecho se potencializa porque es un regalo hermoso de vivir el pasado, pero con la vista al frente, remontándonos en el tiempo y el espacio.

Los recuerdos de los consejos de los seres queridos, son como joyas preciosas, la música predilecta para los oídos, el bálsamo de la abuela, el ungüento sanador que pone la madre en la herida, el abrazo tierno que sana con sólo tocar al hijo amado.

Hay uno que es mentiroso desde siempre, la esperanza no es lo último que se pierde, el libro de los libros, primer texto impreso a gran escala que dio  comienzo de la Edad de la   de la imprenta  ,dice “, permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres, pero el

Todos hemos perdido seres queridos. Es triste, para el que ha perdido un ser especial, amado y querido decirle que, la persona que amó no está ahí en la tumba, cavando “sólo cenizas hallarás”. 

La persona no es sólo materia, existe el alma y el espíritu que no mueren; mientras que la materia se destruye, hay espíritu, el alma va a su creador. 

“Polvo eres y en Polvo  te convertirás”, sólo se aplica al cuerpo. El cuerpo se destruye con el paso del tiempo. Dios es el partero de la historia, todo está en sus manos.

¿No se venden dos pajarillos por un cuarto?Y sin embargo, ni uno de ellos caerá a tierra sin permitirlo vuestro padre, dice Mateo 10: 29.


Es triste visitar valles de huesos secos (Cementerios), no sólo por el abandono en que se encuentran muchos de ello. Cuando llega el día de los fieles difuntos se les limpia y acondiciona, pero pasado el tiempo muchas veces vuelven a afectarse sus entornos con malezas, falta de vigilancia ; y en algunos casos son usados para cometer actos de vandalismo y delincuencia.

Muchas de las personas que visitan los cementerios, hablan con sus seres amados, y creen de verdad que ellos están ahí, pero no es así, “ el polvo va al polvo, el espíritu va al creador
Esos seres queridos no están ahí, sólo podemos verlos con los ojos del alma; a través de una noche estrellada, una mañana hermosa, un arcoíris  o un paisaje hermoso, o una tarde de la estación de primavera que recién estrenamos.

¡Pena de la Vida! Castigándonos a nosotros con llanto, con dolor ellos no van a volver al mundo de los vivos, antes bien, iremos nosotros al mundo de los muertos…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here