TONY RAFUL Y JOHNNY ABBES

0
62

TONY RAFUL aclaró


Por Miguel SOLANO
El autor, mi buen amigo, don Tony Raful, asegura que el 80 por ciento de las informaciones que aparecen en su novela histórica sobre la vida de Johnny Abbes son reales, son verdades comprobadas. Yo le creo, aunque prefiero el placer de la ficción :¡Me llevo mejor con las fuentes charlatanas! Fácil de leer, de entretenimiento continúo y con un agradable clima sintáctico. Hay cabos sueltos que a los ojos del lector académico, ese que le da continuidad a las 7 leyes de la novela desvelada por don Bruno Rosario Candelier, no logran atarse.
Por ejemplo, Balaguer se pasa toda su vida persiguiendo y tratando de matar a Johnny Abbes y el calie trujillista, nunca se defiende, sólo huye como rata. ¿Por qué Johnny Abbes no hizo lo que haría cualquier asesino con poder?
Segundo, don Tony Raful, aunque Johnny Abbes vive una vida espléndida, con salario de soplon de la CIA, que son de los mejores del mundo, lo presenta como alguien que todo el tiempo le falta el techo, el pan y el vino.
Tercero, la familia de Johnny Abbes, beneficiaria de los negocios criminales que el espía realiza bajo la tutela de la CIA , aparece como viviendo en un estado de viaje hacia el abismo.
Pero el gran dilema de la novela, es decir, ¿Dónde buscar? tanto adentro como afuera, quedan dentro de los caminos planteados. Y aquellas debilidades de las que adolecemos los inmortales poetas, pasan desapercibidas.
TONY RAFUL ACLARÓ

Te agradezco tus notas críticas.  Es para mí  un honor. Lo primero es que te recuerdo  que se trata  de una obra narrativa donde el orden lógico es quebrantado  por el componente  de la ficción. Quiero decir que la realidad  del personaje  y los datos  históricos confluyen  con lo aleatorio, o sea, con lo improbable  de la ficción.  Pero Johnny no huyó  como rata.  Cometió  el error grave de pronunciarse públicamente  en la Embajada dominicana  de Puerto Príncipe  con insultos   a Balaguer  llegando  a decir que a Balaguer  había  que provocarle  un 30 de mayo. Lo hizo  cuando  el Embajador  dominicano le comunicó  que Balaguer  negó  la entrega  del pasaporte  dominicano que había  solicitado  Abbes, quien viajaba  con papeles  de ruta  que había obtenido  en el consulado  dominicano de Bruselas en 1962. Abbes  había  terminado  su trabajo en Haití y se disponía  a irse.       Lo que dijo  se lo informaron a Balaguer .  Balaguer  se quejó  ante Duvalier  teniendo como emisario  a un diputado haitiano  amigo  que  era intermediario  de la contratación  de braceros  haitianos en 1966 67. Abbes  no tenía poder para matar a  Balaguer.  Fue una bravuconada. Aunque  era agente  en disposición  de la CIA, no tenía  dinero, no robó, era un empleado en virtual retiro. Hay un tiempo útil en los organismos de Inteligencia  y luego  viene el retiro. Es entonces  que la CIA en coordinación  con Duvalier  lo sacan de Haití para evitar problemas  con Balaguer.  Informaciones confidenciales  de un agente  actual de la CIA me revelaron que la CIA lo confinó  en Baja  California  durante seis años  en la frontera con México  donde vivió  con sus padres que murieron allí.  Continuaré.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here